El hombre que quiso hablar inglés de Chema Lanillos

By | December 20, 2017

Es un conjunto de relatos cortísimos en los que se narran las amenas y reales aventuras y peripecias del autor en diferentes países en su intento de aprender y hablar inglés. El libro es una mezcla entre una inspiración y material motivante para los cientos de personas que quieren practicar su inglés en situaciones reales en países extranjeros.

El autor se enfrenta desde el principio al “escenario real” de tener que hablar inglés con decisión, motivación, coraje y ciertas dosis de temeridad, dado el bajo nivel lingüístico con el que empieza su aventura y según progresan sus peripecias.

Por otro lado, la lectura del libro es sencilla, fresca, natural y desenfadada, con muchas pinceladas de humor en situaciones muy vivenciales, reales y simpáticas, aderezadas con una sinceridad poco común.

El relato también lo podríamos encuadrar dentro del género de literatura de viajes. A través de los emails el autor dibuja de manera indirecta realidades de los países que visita, alejadas de las visiones tradicionales más turísticas y conocidas. El libro permite, a través de su visión y vivencias cotidianas, conocer una perspectiva muy diferente a la que puede tener un turista convencional en estos lugares.

 

El autor:

Chema Lanillos. Desde muy joven fue un gran aficionado a la montaña y gracias a esta «excusa» ha visitado las más importantes cadenas montañosas del mundo. Himalaya (Nepal), Andes (Bolivia y Argentina), Alpes (Francia), Alpes Neozelandeses (Nueva Zelanda), Monte Kenia (Kenia), Montañas Rocosas (Canadá).

Ha desempeñado múltiples trabajos: guía y profesor de montaña, monitor de cicloturismo, logista para Médicos sin Fronteras en Angola y Sudán del Sur, trabajador vertical colgado de cuerdas en cientos de edificios de Madrid, electricista, camarero, chofer privado, profesor de trabajos en altura, handyman, auxiliar de mantenimiento, árbitro de futbol sala, limpiador, barrendero, etc.

Por diversos motivos ha viajado, además de a los países mencionados, a EEUU, Colombia, Irlanda, Inglaterra, Alemania, Escocia, Noruega, India, Irak y Etiopía.

Siempre le gustó aportar, de manera desinteresada, en la medida de sus capacidades, tiempo y trabajo, participando como voluntario en alguna ONG, asociaciones culturales y juveniles y agrupaciones deportivas. Por poner algunos ejemplos, colaboró con el departamento de educación de Ayuda en Acción, realizó un programa de radio propio en una emisora local, fue miembro del grupo de rescate en montaña de Cruz Roja en Madrid y colaboró en la organización de actividades en un club de montaña en Coslada.

Con una actitud de curiosidad constante y pasión por conocer lugares, personas y experiencias, se considera un viajero adicto, así como con un gusto especial por experimentar nuevas actividades y situaciones. Ahora, cerca de sus cincuenta, se anima por primera vez a contar parte de las pequeñas historias vividas a lo largo de todos estos años.

El hombre que quiso hablar inglés de Chema Lanillos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *